Nuestra historia

El primero fue el abuelo, Enrique Masià Navarro (Jijona, 1907), quien en la década de los años 20 se convirtió en el precursor del entrañable carrito callejero del helado y el primer heladero artesano de España. Así lo certifica la Asociación Europea de Heladeros Artesanos, que en el año 1996 lo reconoció como el Decano de los heladeros artesanos jijonencos.

Gran conocedor de la manera más ancestral de fabricar el dulce en Jijona, cuna del turrón y del helado en el Mediterráneo, el abuelo Enrique se mantuvo siempre fiel a sus valores de buen heladero: calidad en los ingredientes, respeto en el proceso de fabricación y limpieza en la indumentaria (siempre vestía de blanco para demostrar la pulcritud de su trabajo y sus productos).

Tras casi 60 años de oficio, tres hijos y una prole de nietos y biznietos que han aprendido y continuado la tradición artesana de elaborar el helado y los turrones de la forma típica jijonenca, hoy son sus descendientes quienes, a la vanguardia del sector en la Comunitat Valenciana, mantienen y engrandecen su legado.

WhatsApp WhatsApp
Picó Masià